Diferendo EE.UU vs Cuba

rusia-estados-unidos-aDIFERENDO ESTADOS UNIDOS CUBA DE DURANTE LA ETAPA NEOCOLONIAL (1899-1958).

El diferendo durante la etapa neocolonial comienza con la primera ocupación militar norteamericana a la Isla: 1º. de Enero de 1899, la cual se mantuvo durante tres años

Si la Resolución Conjunta implicaba el compromiso de respetar la independencia de Cuba, el Tratado de París la desconocía, convirtiéndola en un territorio “especial”. La existencia del Ejercito Libertador y los 30 años de heroica lucha del pueblo cubano por su libertad, impidieron al gobierno norteamericano apoderarse por completo de la Isla. Como colofón a esa ignominia, el primero de enero de 1899 fue oficialmente arriada la bandera española e izada la de Estados Unidos, iniciándose oficialmente la ocupación militar de la Isla.

Concluidas las hostilidades y suscrito el tratado de París, Estados Unidos se dio a la tarea de consolidar su injerencismo y materializar sus apetencias, para lo cual inicialmente concibió dividir a los cubanos, neutralizar cualquier acción contraria a sus intereses por parte de los patriotas que compartían la visión martiana sobre las pretensiones yanquis, y preparar el camino para adueñarse de Cuba bajo una apariencia de legalidad y buena voluntad. El primero de enero de 1899 quedó instaurado un gobierno interventor militar norteamericano, con el general John R. Brooke al frente.

Como el Congreso de Estados Unidos no estaba facultado para promulgar leyes con respecto a Cuba porque jurídicamente no asumía la soberanía sobre ésta, durante la ocupación se gobernó mediante órdenes militares, algunas de ellas muy necesarias a sus intereses. El 6 de enero, el gobierno interventor dictó un bando militar disponiendo el desarme general de la población, con el objetivo de liquidar toda posibilidad de resistencia armada y sentar las bases para la disolución del Ejercito Libertador, acerca de cuyo desarme traba en Washington una comisión de la Asamblea de Representantes de la Revolución Cubana.

El repentino fallecimiento del mayor general Calixto García representó la eliminación de  un escollo para EE.UU. Un paso posterior fue el envió a Cuba del asesor y representante personal del presidente Mc Kinley, Robert P. Foster, para persuadir al Mayor General Máximo Gómez de que abandonara su campamento en las inmediaciones de Remedios, se trasladara a la capital, y aceptara el desarme y disolución del ejercito libertador a cambio de la dadiva de 3 millones de pesos.

Los puntos de vistas divergentes entre Gómez y la Asamblea de Representantes con respecto a la disolución del Ejército Libertador por empréstito o dadiva, llegaron a tal punto que, el 12 de marzo de 1899, esta aprobó una moción destituyéndole de su cargo. El amplio movimiento popular de desagravio al Generalísimo provocado por esa medida colocó a la asamblea en una difícil situación y tuvo que disolverse el 4 de Abril de 1899, quedando expedito el camino para la realización de las pretensiones norteamericanas sobre el destino de la fuerza militar cubana. Nunca debió negociarse su licenciamiento, importante aspecto que escapó a los representantes de los intereses del pueblo cubano, cuando en realidad de lo que se trataba era de no admitirlo.

El gobierno interventor dictó la Orden Militar No. 301 de fecha 25 de julio de 1900, estableciendo la convocatoria a elecciones para delegados a una asamblea o convención destinada a redactar y adoptar la Constitución de la república que se establecería en Cuba. La Asamblea Constituyente celebró su primera sesión el 5 de noviembre de 1900. En ella el gobernador Wood se dirigió a los delegados: “Será nuestro deber, en primer término, redactar y adoptar una constitución para Cuba, y una vez terminada ésta, formular cuales deben ser a nuestro juicio las relaciones entre Cuba y los Estados Unidos”.

En la madrugada del 28 de febrero quedó aprobada, con la oposición de algunos congresistas simpatizantes con la causa cubana, como una enmienda al proyecto 14017 de la Cámara, que fijaba los créditos para el sostenimiento del ejército de ocupación militar en Cuba. La Enmienda Platt. Presentada en el Senado norteamericano por el presidente de la Comisión de Relaciones con Cuba, el senador Orville H. Platt.

El 1ro de enero de 1899: Se inicia el gobierno de la primera ocupación Militar norteamericana.; en marzo de 1899, como resultado de la política yanqui de “divide y vencerás” se revivieron las viejas contradicciones existentes entre el mando civil i el militar, lo que trajo como consecuencia la destitución de máximo Gómez como General en Jefe. Las masa inconformes protestan ante la destitución del General Gómez y en abril  de 1899, la Asamblea, llega a la conclusión de que ha perdido el apoyo popular y decide disolverse.

El gobierno interventor, establece diferentes puntos para licenciar al Ejército Libertador.

En ese mismo año, se aprobó la Reforma de la Enseñanza que tenía como objetivo: norteamericanizar el pueblo cubano.

Más tarde en el 1900, se aprueba la ley electoral que le da derecho al voto a aquellos que apoyaban al gobierno interventor.

Después de tantas discusiones y desavenencias, queda aprobada el 12 de junio de 1901, como apéndice a la Constitución, la “Enmienda Platt”, que definía de forma legal, cómo eran las relaciones entre Cuba y los EEUU.

1-  Reconocer el derecho de EE.UU. a intervenir en los asuntos internos de Cuba.

2-  Limitar los derechos de Cuba a firmar acuerdos y tratados con las potencias extranjeras o a concederles todo tipo de privilegios sin acuerdo previo de EE.UU.

3-  Limitar los derechos de Cuba a obtener empréstito en el extranjero.

4-  Reconocer el derecho de EE.UU. a adquirir tierras y tener bases navales en Cuba.

5- Reconocimiento y observación por Cuba de todas las leyes promulgadas por las autoridades militares norteamericanas y los derechos derivados de estas leyes.

Tales instrucciones, con muy pocas modificaciones, eran los artículos que conformaban el cuerpo de la Enmienda Platt, el cual fue presentado en el senado americano el 26 de Febrero por el presidente de la comisión de relaciones con Cuba, el senador Orville  H. Platt. En la madrugada del 28 de Febrero quedó aprobada, con la oposición de algunos congresistas simpatizantes con la causa cubana, como una enmienda al proyecto 14 017 de la cámara, que fijaba los créditos para el sostenimiento del ejército de ocupación militar en Cuba con la aprobación e inclusión en la constitución de 8 condiciones, las 5 disposiciones de E. Root y otras tres nuevas:

1-  El gobierno de Cuba ejecutará en cuanto fue necesario cumplirá los planes ya hechos y otros que  mutuamente se convengan para el saneamiento de las poblaciones de la Isla, con el fin del desarrollo de enfermedades epidémicas e infecciosas, protegiendo así al pueblo y al comercio de Cuba, lo mismo que  al comercio y  a los pueblos de los puertos del sur de EE.UU.

2- La Isla de Pino será omitida de los límites de Cuba propuesto por la constitución, dejándose para un futuro arreglo por Tratado la propiedad de la misma.

3- El gobierno de Cuba insertará las anteriores disposiciones en un Tratado Permanente con los EE.UU.

Sobre el hecho, Leonardo Wood expresó:

“Por supuesto que a Cuba se le ha dejado poca o ninguna independencia con la Enmienda Platt, todo lo cual es evidente que está en lo absoluto en nuestras manos y creo que no hay un gobierno europeo que la considere por un momento otra cosa sino lo que es, una verdadera dependencia de los EE.UU, y como tal es acreedora a nuestra condición. Con el control que sin dudas pronto se convertirá en posición, en breve prácticamente controlaremos el comercio de azúcar en el mundo. Creo que es una adquisición muy deseable para los EE.UU. La Isla sé norteamericanizará gradualmente y, a su debido tiempo, contaremos con una de las más ricas y deseables posiciones que hay en el mundo…”.

El pueblo cubano no permaneció impasible ante la acción escamoteadora de su independencia, y así lo demostró el 12 de marzo de 1901 cuando una nutrida manifestación se dirigió al distrito donde se reunía la asamblea constituyente para pronunciarse contra la enmienda, y después hacia el palacio de los capitanes generales residencia de Wood, para manifestarle el total rechazo al documento.

El siguiente paso de Estados Unidos consistió en la elección de un gobierno cubano que respondiera a sus intereses. Retirado Gómez de la escena política y muerto repentinamente Calixto García, sólo quedaba Bartolomé Masó como el candidato histórico de todos los cubanos. La figura escogida para ser contrapuesta a la Coalición por Masó, antinjerencista, fue Tomás Estrada Palma*.

Ya en 1901, se celebraron las elecciones presidenciales, donde Bartolomé Masó, ante las presiones yanquis, se  retiró, dejándole el camino al vencedor Tomás Estrada Palma, proimperialista y contrario a la independencia del país.

En 1902 se aprobó la Ley 34 Ley de los ferrocarriles.

En ese mismo año se aprobó la Ley 62 o Deslinde de Tierras.

Meses más tarde en Diciembre  de ese mismo año se firmó el “Tratado de Reciprocidad Comercial”.

Al año siguiente 1903 se firmó el “Tratado de Bases Navales y Carboneras”.

En 1904, se firmó el “Tratado de la Isla de Pinos”, pero no fue ratificado por EEUU, hasta 1925.

Tres intervenciones militares yanquis: 1906, 1909 y 1912. Los gobiernos de Charles Magoon. (1906-08), José Miguel Gómez (1909-12), Alfredo Zayas (1921-25) y Gerardo Machado (1925-33).

En 1906, La fraudulenta reelección de Estrada Palma dio origen a la rebelión de los opositores, conocida como la “Guerrita de Agosto”. Imposibilitado de dominar la situación, el presidente cubano protagonizó su último acto antipatriótico: la entrega de Cuba para la segunda intervención militar yanqui, en el citado año, la cual se extendió por 28 meses bajo el mandado de Charles Magoon. Este, asesorado por Frank Steinhart* y en complicidad con él, en menos de dos años despilfarró los 16 millones de pesos encontrados en el Tesoro y gastó los 100 millones recaudados, dejando una deuda ascendiente a 11 millones, además de entronizar la corrupción administrativa

Esa segunda intervención militar ocasionó millonarios gastos –independientemente del dinero despilfarrado y robado por Magoon-, que el gobierno yanqui cobró de los fondos del Tesoro cubano. El Negociado de Asuntos Insulares del Departamento de Guerra de Estados Unidos señaló en su informe correspondiente al 10 de diciembre de 1908:

“Juzgamos oportuno consignar que los gastos hechos por los Estados Unidos con motivo de la intervención y los desembolsos extraordinarios para el Ejercito de Pacificación de Cuba, mantenido en la Isla durante el Gobierno Provisional, ascienden hasta el 30 de junio de 1908 a la cantidad de $ 5 311 822.02 y esta suma se aumentará considerablemente antes de la terminación de dicho gobierno y crecerá aún más por los gastos que ocasionará la retirada y distribución de las tropas hoy en Cuba”.

En enero del siguiente año, (1909) el gobierno interventor instaló en el poder a José Miguel Gómez, “Tiburón”, con la advertencia de no alterar el orden porque, de hacerlo, la intervención adoptaría forma permanente, el 20 de mayo de 1912 tuvo lugar el alzamiento armado del Partido de los Independientes de Color, el cual generó una violenta represión cuya secuela de horror y crímenes se elevó a alrededor de tres mil muertos y propició la tercera intervención militar. Ante esos incidentes, el embajador de Estados Unidos en Cuba, A.M. Beaupré, envió una nota al gobierno cubano informándole: “… que, como medida precautoria, se ha decidido enviar un cañonero a la bahía de Nipe, y reunir una fuerza naval en Key West en anticipación de posibles eventualidades. (…) que en caso de que el Gobierno de S.E. no pueda o deje de proteger las vidas y haciendas de los ciudadanos americanos, mi Gobierno, siguiendo la conducta de siempre para tales casos, desembarcará fuerzas para prestar la protección necesaria.

1914 – 1918; como consecuencia de la Primera Guerra Mundial, Cuba se convirtió en el abastecedor de azúcar del mercado mundial. EEUU, aplicó el “control de guerra”, donde se compraban las zafras de Cuba a precios fijos. Esto provoca un mayor dominio de la economía.

El levantamiento del Partido Liberal, en febrero de 1917, conocido como “Guerrita de la Chambelona”, tampoco fue del agrado yanqui. Con el pretexto de “proteger el suministro de agua a la base y salvaguardar propiedades americanas”, destacamentos de marines traspasaron los límites de esa instalación militar y ocuparon diferentes puntos. De hecho, ese proceder representó un tácito apoyo al gobierno de turno, y demostró a los políticos que los futuros cuartelazos debían llevar el visto bueno de Estados Unidos, se lleva a cabo la cuarta intervención militar.

A finales de 1920, el general Enoch H. Crowder fue designado como delegado personal del presidente norteamericano, en franca misión injerencista, con el pretexto de controlar la difícil situación económica y política del Estado cubano. Crowder debía aparecer como restaurador de la moralidad y defensor de los intereses de la Isla, para lo cual dispuso la celebración de nuevas elecciones, de acuerdo con un código redactado por él.

A finales de 1920, el general Enoch H. Crowder fue designado como delegado personal del presidente norteamericano, en franca misión injerencista, con el pretexto de controlar la difícil situación económica y política del Estado cubano. Crowder debía aparecer como restaurador de la moralidad y defensor de los intereses de la Isla, para lo cual dispuso la celebración de nuevas elecciones, de acuerdo con un código redactado por él. Su vasta experiencia estaba avalada por una hoja de servicios que incluía la participación en la primera intervención militar y sus responsabilidades al frente de las secretarías de Justicia y Asuntos Extranjeros durante la segunda.

El nuevo proconsul * llegó a bordo del acorazado Minnesota, el 6 de enero de 1921, y realizó las elecciones en marzo, resultando electo Alfredo Zayas Alfonso, quien asumió la presidencia el 20 de mayo de ese año. El Programa de Crowder se centraba en dos aspectos fundamentales: solución de la crisis económica mediante un empréstito concertado en Estados Unidos, con las consabidas condiciones de fiscalización y vigilancia directa sobre la actividad estatal cubana; y la moralización administrativa con la constitución de un nuevo gabinete –“Gabinete de la Honradez”-, que respondiera a la política intervencionista norteamericana.

Transcurrido tres años ocupó la presidencia Gerardo Machado Morales, con el beneplácito de Estados Unidos. El nuevo mandatario padecía los mismos males y vicios de los anteriores. Se caracterizó por una gran demagogia sobre la política económica, con la cual se enriqueció y benefició a la banca norteamericana, así como por el terror y la represión más feroz. Crowder recibió con complacencia ese gobierno y permaneció en Cuba hasta 1927, cuando renunció a su cargo.

1930; En medio de la crisis económica de 1929 a 1933, EEUU, aplicó medidas proteccionistas que afectaban a Cuba; “Tarifa Hawley Smoot” y el “Plan Chadbourne”.

Durante este período, del seno del pueblo surgieron personalidades como Alfredo López, Julio Antonio Mella, Carlos Baliño, Rugen Martínez Villena, Pablo de la Torriente Brau, Antonio Guiteras Holmes y otros muchos, devenidos continuadores de la lucha iniciada en el pasado siglo y fieles exponentes del antiimperialismo.

La figura del servil Machado se convirtió en estorbo para Estados Unidos, cuyo gobierno, entonces presidido por Franklin Delano Roosevelt, envió a Benjamin Sumner Welles. Este como parte de la Política del “Buen Vecino llegó a Cuba el primero de mayo de 1933, con la misión de lograr “la mediación”, dar una salida pacífica al gobierno de Machado y ponerse en contacto con los jefes de la oposición.

El 12 de agosto, el tirano Gerardo Machado huyó del país, no a consecuencia de “la mediación”, sino por la situación revolucionaria. Sin embargo, la revolución resultaría nuevamente frustrada con el concurso de Estados Unidos, que a partir de ese momento trabajaría por sentar las bases para utilizar a “un hombre fuerte” sustentado en un ejército y órganos represivos, siempre bajo su apoyo y asesoramiento.

La madrugada del 4 de septiembre, el embajador Welles resultó sorprendido cuando un grupo de sargentos y soldados, junto con fuerzas opositoras al gobierno de Carlos M. de Céspedes (hijo), provocaron un golpe militar del cual emergió la figura del sargento Fulgencio Batista Zaldívar.

Al cuartelazo siguieron días convulsos; se organizó un gobierno colectivo conocido como “Pentarquía”, ante cuyo derrumbe, el 10 de septiembre, Ramón Grau San Martín fue designado como presidente provisional de lo que se dio en llamar Gobierno de los 100 días. Estados Unidos se negó a reconocer esa administración y envió buques de guerra para estimular su caída, temeroso por las medidas populares contrarias a sus intereses impulsadas particularmente por el secretario de Gobernación, Antonio Guiteras Holmes.

Antes las intensas luchas de los obreros y estudiantes, el gobierno, casi siempre por iniciativas de Guiteras, dictó decretos en virtud de los cuales se estableció la jornada máxima de 8 horas en la industria azucarera y demás ramas de la economía; fijo el jornal mínimo; prohibió el empleo de menores de 18 años en labores nocturnas, y de 14, como aprendices; normó la obligatoriedad de emplear a no menos de un 50% de cubanos en cualquier centro de trabajo; rebajo las tarifas de gas y electricidad, e intervino la mal llamada Compañía Cubana de Electricidad, entre otras medidas de interés.

Presionado por Batista, la burguesía nacional y la embajada de Estados Unidos, el 15 de enero de 1934, mediante un golpe de Estado, fue derrocado el presidente Grau, quien en entrevista publicada en el New York Times, el 20 de octubre de 1933, se había referido al no reconocimiento de su gobierno por Estados Unidos como: “!una intervención por inercia!”.

Mayo de 1934; como parte de la Política del “Buen Vecino”, fue derogada la Enmienda Platt, pero solo aquellos artículos que ya no hacían falta; mantuvieron el derecho de intervención y el saneamiento de la Isla.

1934; También como parte de esta política del “Buen Vecino”, se firmó el Tratado de Reciprocidad Comercial y la Ley de Cuotas Azucareras o Costigan-Jones.

En Cuba, la etapa de violencia y atropellos contra el pueblo reanudada por Mendieta incrementó el movimiento revolucionario; uno de los momentos más relevantes de esa situación fue la huelga general de marzo de 1935, devenida baño de sangre por instrucciones de Caffery.

Por esos años, Batista adoptó una actitud oportunista dirigida a atraer a las fuerzas antifascistas cubanas, en momentos en que los intereses del vecino del Norte coincidían con los del movimiento revolucionario internacional en la lucha contra el nazifascismo en ascenso. Como parte del rearme yanqui debido a la Segunda Guerra Mundial, en esa etapa se realizaron ampliaciones en la base aeronaval de Guantánamo y se establecieron bases aéreas en San Julián, Pinar del Río; San Antonio de los Baños, La Habana; un campo de aterrizaje en Camagüey y apostaderos navales en Caibarién e Isla de Pinos, hoy Isla de la Juventud.

1937 – 1940; EEUU, orientó al general Batista llevar a cabo una política “democrática”, para ganar la hegemonía perdida en América y frenar la lucha antifascista en el mundo.

1942 – 1945; Como consecuencia de la Segunda Guerra Mundial, Cuba se transformó en la abastecedora de azúcar del mercado mundial y EEUU, volvió a aplicar el “control de guerra”, comprándole las zafras de Cuba a precios fijos.

A partir de finales de la década del 40 acaecieron en América Latina una serie de golpes de Estado dirigidos a elevar al poder a las camarillas más reaccionarias. Siguiendo esa línea, Estados Unidos fomentó abiertamente la ocurrencia de una situación similar en Cuba, donde no obstante el servil sometimiento de los gobiernos de Ramón Grau y Carlos Prío, las autoridades norteamericanas no se sentían satisfechas ni confiadas con la situación interna, y aspiraban a un sometimiento más completo del país.

1947; A partir de este año los gobiernos auténticos llevaron a cabo la política imperialista de “Guerra Fría” enfilada contra el movimiento revolucionario (asesinatos de líderes, represión, asaltos a los sindicatos, creación de la CTK, clausura de periódicos, etc.).

1948; Se aprobó el Acuerdo General de Aranceles y Comercio (AGAC).

1948; sin tener en cuenta el aporte brindado por Cuba durante la Segunda Guerra Mundial, se firmó una nueva Ley de Cuotas Azucareras, que rebajaba aún más la exportación de Cuba a EEUU.

Durante la presidencia de Prío tuvo lugar otro de los muchos incidentes que provocaron la indignación de los cubanos, cuando el 11 de marzo de 1949 un grupo de marineros yanquis, pertenecientes a un buque de guerra anclado en la bahía de La Habana en “visita de buena voluntad”, ultrajó la estatua de José Martí situada en el Parque Central de la capital. La policía del régimen intervino, pero solo para proteger de la ira popular a los profanadores.

1950; El senador norteamericano Truslow envió una comisión para analizar la situación de Cuba y dar recomendaciones, entre las que se destacan: aumento de inversiones, despedir obreros, rebajar salarios, etc. Se conoce como “Misión Truslow”.

Tanto el gobierno norteamericano como los sectores más reaccionarios de las clases dominantes nacionales temían seriamente un triunfo del Partido del Pueblo Cubano (Ortodoxo), lidereado por Eduardo R. Chibás*, en las elecciones de junio de 1952. Si así resultaba, corrían el riesgo de que, sin que ello implicara un cambio social revolucionario, el movimiento popular se fortaleciera. La inminencia de la victoria ortodoxa conllevó al golpe de Estado del 10 de marzo de 1952, encabezado por Fulgencio Batista, con apoyo estadounidense. Desde ese día, hasta el 31 de diciembre de 1958, Estados Unidos le prestó apoyo económico, político y militar, materializado con el envío de asesores, suministro logístico, misiones militares y preparación de cuadros. Las bombas y cohetes lanzados por la aviación del régimen contra los territorios y poblados ocupados por el Ejército Rebelde, llevaban la bandera de ese país y la base naval de Guantánamo fue utilizada para apoyar las operaciones militares de la tiranía.

1958 – 1959 El general de la tiranía Eulogio Cantillo trató de ganar tiempo y cuando Batista huyó del país, junto a la embajada norteamericana, intentó dar un golpe de Estado y crear una junta cívico – militar.

En este año 1959, EEUU, ofreció asilo político a los criminales de guerra y esbirros de la tiranía

El triunfo de la revolución el 1 de enero de 1959, puso fin para siempre al ciclo de sucesivos regímenes al servicio de los EE.UU. Los acontecimientos anteriores son conocidos: el gobierno norteamericano estaba erróneamente convencido de que a la larga podrían solucionar cualquier situación interna en Cuba. A partir  de entonces se produjo un cambio radical en la historia de las relaciones entre ambas naciones, pues por primera vez Cuba pasaría de un Estado de dependencia al del reclamo de respeto a su soberanía y autodeterminación.

Anuncios